miércoles, 18 de marzo de 2009

CHILE FORJADORES DE UNA NACION


CHILE FORJADORES DE UNA NACION

MURAL DE LA INGENIERIA

CHILE BICENTENARIO 2010

Atelier Alexander Sutulov

Santiago 2009




1. PRESENTACION:


1.1. Trasfondo Histórico:


Desde nuestra herencia de cultura prehispánica milenaria hasta las grandes epopeyas que constituyeron la conquista española del nuevo mundo, son una suma de circunstancias que construyeron un mundo, que mirado desde una óptica singular, es como si todo ello hubiese sido una gran obra de ingeniería que dieron forma y fondo a la República de Chile.


Se pueden mencionar circunstancias extraordinarias como la actividad metalúrgica, que se remonta a 2.000 años antes de Cristo, en las antiguas culturas atacameñas en el norte de Chile. Fue precisamente allí donde el uso del cobre fue la base de una civilización andina que culmina con el imperio incaico. Luego, se produce un quiebre con la introducción del hierro utilizado por las expediciones españolas que se internaron en el Chile profundo. Expediciones que en el caso de Pedro de Valdivia no superaron los 150 españoles, asistidos por unos 1500 indígenas, que se establecieron en zonas aguerridas como la Araucanía habitada por más de 1.000.000 de mapuches.


Esta odisea sólo fue posible por la incesante búsqueda del ser humano de cómo dominar los elementos que le permitan su subsistencia. Sin embargo, todo ello requería necesariamente de un orden; una metodología de trabajo que pudiese adquirir patrones que posteriormente fueron traducidos en oficios. Esta relación intrínseca entre la creatividad, la manualidad, la materialidad y su funcionalidad, es la base empírica de todo conocimiento asociado a la ingeniería.


De la misma manera, la organización de personas y tareas asignadas a cada una de ellas representó tanto para el indígena como el español un modelo indispensable para concretar sus objetivos. Sin ello, las intenciones y determinación podían ser persuasivas, pero que sin una logística adecuada estaban destinadas a ser una aventura de corto aliento.


Esta simbiosis cultural tan heterogénea, pero al mismo tiempo perseverante en sus manifestaciones, dio origen a un país que se gesta a partir de un cambio global que fue la revolución industrial del siglo XIX. Situaciones explosivas como las guerras napoleónicas y la paulatina desintegración del antiguo imperio de Habsburgo, precipitaron un sinnúmero de requerimientos y autonomía en una nueva dimensión geopolítica como parte del proceso de independencia de los países americanos.


La creación de una armada como la escuadra libertadora, el abastecimiento de tropas vía terrestre, el conflicto interno asociado a las fronteras australes, la apertura a un nuevo comercio de ultramar, el desafío de perpetuar una institucionalidad gobernable en el contexto de una democracia, son algunos ejemplos donde el país requería de una organización y orden implícito.



1.2. La Ingeniería como Eje de Desarrollo:


Mirando en forma retrospectiva, luego de más de 200 años de historia republicana, es inevitable pensar en las grandes obras de ingeniería y sus gestores quienes garantizaron el desarrollo de un país que presenta las mayores latitudes en relación a su superficie en el mundo.


Hoy día en los albores del siglo XXI, conmemorar semejante gesta conlleva doble significado tanto en su trasfondo histórico como los desafíos que constituye una era que toma como eje de desarrollo, el incremento en tecnología y su aplicación sustentable.


Sin lugar a dudas, son tiempos donde el campo de la ingeniería ha tenido mayor realce y prioridad siendo sus distintos conocimientos cada día más especializados y exigentes. Esta brecha es la que Chile debe estrechar con países más desarrollados con los cuales se relaciona tanto económica como políticamente.


Cambios dramáticos en el escenario económico internacional como la actual crisis financiera, tienen desde luego un impacto directo en la optimización de recursos donde la inversión tecnológica es un aspecto decisivo para aumentar la eficiencia y competitividad. Esta visión responde a una política preventiva que debe hacerse permeable a un público general que es al fin y al cabo el beneficiario último en el incremento de la calidad de vida.


Frente lo anterior y haciendo una mayor reflexión sobre la trascendencia que circunscribe una obra mural que refleje nuestro legado en lo que ha sido grandes hitos de ingeniería durante dos siglos de historia, pareciera inevitable pensar en cuáles han sido los ejes fundamentales que impulsaron a Chile a la realidad actual junto con los potenciales que lo identifican como país estratégico en la región.



1.3. El Muralismo y su Trascendencia:


En el contexto de concebir una obra alegórica y que se proyecte con fuerza hacia al futuro en su aspecto simbólico, es imprescindible remitirse brevemente al significado del muralismo y a su capacidad de expresión plástica, aspectos que se diferencian de otras expresiones tales como la escultura o la pintura propiamente tal.


Si bien el muralismo es una forma de arte pictórico, su elemento crucial es más bien atribuible a su monumentalidad donde la superficie o campo pictórico es parte de una arquitectura, generalmente una arquitectura de interior. Es desde ahí donde el espectador puede concebir la “magna obra” asignada a una épica y dimensión histórica que permitan trascender en el tiempo de manera inequívoca.


Desde la misma perspectiva, es menester darle un sentido conmemorativo al bicentenario, tarea que conlleva una reflexión profunda sobre lo que ha sido, dónde estamos y particularmente hacia dónde vamos como resultado de lo anterior. En este contexto, la obra mural tiene un efecto “envolvente” donde su lectura tanto transversal como vertical, obliga al transeúnte a realizar un recorrido que lo involucra y hace parte de un mundo multifacético, una cosmología muchas veces insospechada. Esta especie de asombro y descubrimiento paulatino frente lo impredecible, es donde reside el verdadero potencial de la creación. Cuando un público consciente o inconscientemente, ávido de una línea de horizonte, descubre un conjunto de formas y elementos visuales que lo induce a una visión que es capaz de trasladarlo más allá del momento inmediato y situarlo en lo que Gauguin definía acerca de la pintura como una expresión artística única: “el pasado, el presente y el futuro en un solo momento”.




2. MARCO CONCEPTUAL:



2.1. La Obra como Catalizador:


Si pensamos en las grandes obras de ingeniería como fragmentos de nuestra historia que dieron luz a un nuevo futuro, tanto por su capacidad de cambio como estímulo en el desarrollo y forjamiento de una nueva nación, aquellas instancias tienen necesariamente un hilo conductor que habla sobre una visión de país. En este caso, me atrevería a decir que la obra plástica puede tener un rol altamente significativo en dilucidar en cómo concebir aquella “síntesis”.


Frente lo anterior, existe una simbiosis intrínseca donde la génesis de una obra de arte responde a una serie de interrogantes que se asemejan en gran medida a una obra de ingeniería en el marco de un proyecto. Es decir, la obra mural se podría entender en este caso como un catalizador de un mundo ingeniero diverso pero mancomunado a un propósito común.



2.2. Ejes de Referencia:


Esta especie de diálogo entre la obra de arte y la obra de ingeniería no puede remitirse solamente a lo fáctico y funcional, ya que ello podría ser comparable con casos similares en otros países a nivel mundial. El aspecto crucial viene a ser más bien en dar pauta, por medio de la ingeniería, de las singularidades del país que lo convierte en un potencial estratégico de la región. En términos más simples, reflejar qué es lo que puede ofrecer el país que otros no pueden. Para ello, es necesario identificar ciertos ejes o conjuntos de condiciones que lo han singularizado a lo largo de su historia. Esta cosmovisión nos permite revelar el Chile con que soñamos, pero también con los pies firmes en la tierra al momento de construirlo.


Visión geopolítica: Chile y su indiscutible presencia austral ligado por medio del Estrecho de Magallanes a la unión de dos océanos, representa una de las puertas del comercio de ultramar a nivel mundial. De igual manera, su presencia longitudinal en el litoral pacífico occidental lo convierte en su condición de recurso marítimo como un miembro gravitante en el foro de cooperación económica del Asia Pacífico (APEC)


Dimensión geofísica: la característica insular del país asociado a un cordón cordillerano longitudinal, estrechamente emplazado frente el Océano Pacífico austral, presenta patrones climáticos y geológicos que lo identifica como diverso y singular en sus recursos naturales. Es esta misma dimensión la que lo impulsa a ser pionero en el dominio de medios de conectividad (telecomunicaciones) y transporte tanto por tierra, mar y aire. Este desafío ha sido el ejemplo de nuestras fuerzas armadas en su desempeño por ejercer soberanía y apoyo logístico desde Arica al continente Antártico y desde la Cordillera de los Andes hasta la Isla de Pascua en Oceanía.


Metalurgia asociada al cobre: permitió la era del bronce en el periodo prehispánico, y posteriormente transformó al Chile del siglo XIX, en el primer productor cuprífero mundial donde el metal rojo protagonizó la revolución industrial como conductor térmico y eléctrico. Luego como en el siglo XX por medio del mismo, el país se expandió económicamente gracias a la inversión de capitales extranjeros en lo que fue la creación de la Gran Minería y su impacto en el desarrollo de la minería metálica a gran escala junto con la producción de ácido sulfúrico en el marco de lo que es actualmente la implementación de tecnologías limpias.


Introducción del hierro y la conquista española: la ingeniería destinada a la fortificación (más de 138 fortificaciones en piedra) y sistemas de defensas de la zona austral del nuevo mundo constituyó la base de una idiosincrasia que concibió posteriormente obras civiles e infraestructura a gran escala en el dominio de una geografía desafiante. Aspectos como la fundición de cañones, orfebrería en la manufactura de armas, herramientas, cerrajería; albañilería, asociada a una construcción más sofisticada en el uso del adobe; piedra, arcilla, ladrillo y productos áridos en general, crearon un nicho de desarrollo que posteriormente se tradujo en la base de una economía productiva relacionada a la industria de la cerámica, vidrio, cemento, hormigón y desde luego, siderúrgica.


Recurso hidrográfico: elemento esencial tanto para el desarrollo agrícola como urbano, que da cabida a una ingeniería altamente especializada en sistemas de canalización e irrigación, que culmina en el siglo XX con el desarrollo de energía hidroeléctrica [1]


Explotación del carbón: es la base energética particularmente de la segunda mitad del siglo XIX, que no solamente abastece una demanda interna, sino además, un comercio de ultramar creciente que transforma puertos como Valparaíso en un centro comercial asociado a las casas comerciales del “West Coast”. El carbón también vinculado desde luego a la producción de gas de coque y su eventual relación con la industria del petróleo como recurso energético.


Explotación del salitre: Fue eje del desarrollo comercial en la región tanto en la minería no metálica como impulsor de una de las industrias navieras y red de ferrocarriles más prominentes en Sudamérica en el siglo XIX.


Desarrollo de investigación científica: Se entiende como capacidad de negociación, incremento de competitividad y transferencia tecnológica (off set) que están directamente asociados a nuestra capacidad de invertir en capital intelectual destinado a la investigación científica y desarrollo tecnológico. Ejemplo de ello ha sido nuestro incremento en asesorías y creación de modelos sustentables que incluso han sido aplicados en países vecinos.


[1] No es menor pensar en el agua como un commodity de primer nivel en el negocio medio ambiental del siglo XXI y su relación con el bosque nativo, archipiélago, glaciales, Cordillera de los Andes y territorio Antártico como aspectos claves de nuestras reservas de agua dulce.




2.3. Mundo Digital:


La dinámica histórica establecida por los distintos ejes de referencia mencionados en el punto anterior, ayudaría a entender las interrelaciones que se producen en lo que quizás vendría a ser uno de los campos más amplios del conocimiento humano. Es una intimidad donde los ingenieros aprenden a comulgar desde sus primeros estudios en el rigor que ello les exige. Una apología que no puede ser menor sobre el esfuerzo que ha significado dar coherencia a una nación que se encuentra en los albores de un nuevo milenio que se proyecta con enormes desafíos, especialmente aquellos que conciernen a nivel regional con nuestra capacidad de transferencia tecnológica.


Todo lo anterior se ve inserto actualmente en un mundo digital, donde el lenguaje “virtual” que desde su etimología proviene del latín: “virtus; fuerza, virtud”, es decir, la capacidad de crear y/o reordenar la realidad en función de establecer un marco referencial más amplio y rico a la vez. En otras palabras, entender la tecnología como un fenómeno independiente al ser humano, sería como retroceder hasta el descubrimiento del fuego, es decir, debemos entender la tecnología como parte inherente a la naturaleza humana o dicho sintéticamente comprender que: “en la tecnología vivimos”.


Semejante desafío requiere como primera instancia una cosmovisión que en el caso de la ingeniería innegablemente se concibe a partir del mundo digital como lenguaje homólogo que ha permitido —de manera extraordinaria—unificar más que nunca sus distintas ramas y campos de especialización. En este contexto, hoy día sería inviable cualquier proyecto de ingeniería sin tecnología digital. Consecuentemente, la obra emblemática debería concebirse a partir de una creación digital, que en el caso de un mural, vendría a ser una “pintura digital”.



2.4. Fundamentos:


Por lo tanto, la pregunta de fondo sería:


¿Por qué debemos dar cuenta y hacernos responsables frente una obra de arte apologética al mundo de la ingeniería y su vínculo histórico en el proceso de en visionar los verdaderos potenciales inherentes al futuro del país?


- Chile bicentenario necesita crear una instancia de identidad nacional que permita conmemorar el mundo de la ingeniería y su rol en el desarrollo sustentable de una nación.


- Los desafíos del siglo XXI requieren de una obra artística que proyecte la importancia del fenómeno tecnológico como visión de futuro.


- Chile necesita íconos que ilustren sus potenciales como país estratégico en la región.


- El mundo de la ingeniería necesita de una expresión artística que permita consensuar un público más amplio especialmente en el ámbito cultural.


- El país necesita promover, por medio de una obra emblemática, la importancia de invertir en nueva tecnología.




2.5. Objetivos:


Para este fin es importante establecer ciertos criterios y objetivos como requisito de lo anterior:


- En un plazo no mayor de un año crear una obra mural alusiva a las obras de ingeniería chilena más relevantes en la historia de la república.


- La creación de un mural digital que en su factura ilustre el uso de tecnología idónea a la temática a tratar.


- Establecer un proceso creativo que implique el uso de distintas técnicas de tal manera que el resultado final refleje una corporeidad ingenieril.


- El diseño del mural debe plantear necesariamente aspectos innovadores donde la óptica y efecto espacial ilustre la complejidad inherente a la ingeniería tanto en su dimensión macro como micro.


- El mural debe ser concebido no solamente a partir de una obra estática sino además, una obra dinámica que se proyecte por medio de distintas instancias tales como: ediciones multi-ejemplares, multi-media, video, creación de obras secundarias, etc.


- Una vez emplazado el mural, la creación de instancias difusivas tales como: sitio web, proyecto editorial, muestras itinerantes, estrategia mediática, programas culturales, donación de obras secundarias como regalos conmemorativos, etc.


- El proceso de recopilación e investigación iconográfica debe tener como destino un archivo digital de carácter museal y testimonial que perpetúe su valor patrimonial.



2.6. Conclusión:


De manera sucinta, sería importante indicar que toda obra artística, así como lo mencioné anteriormente, no puede ser el resultado de un manual de instrucciones peligrando transformarse en el tiempo en algo predecible e intranscendente. El propósito de lo expuesto, es más bien, dar pauta sobre ciertos parámetros y marcos de referencia que considero significativos al momento de encaminar la realización de una obra tan trascendental y compleja como la que se está planteando.


Adicionalmente, cabe destacar que la génesis de un mural de alto significado histórico concierne una voluntad colectiva. Es la labor del artista interpelar aquellas voluntades sobre la propia, de lo contrario, se propicia un individualismo atingente al lenguaje específico de cada artista. Es decir, la finalidad es que el espectador pueda adentrarse en la obra con un sentido de identidad de tal manera que permita hacer su experiencia transmisible a terceros. La concepción de toda cultura está basada en este principio, donde su forma de expresión es el resultado de un lenguaje consensual en virtud de lo anterior.


Basado en mi experiencia como artista con el mural Historia de la Minería Chilena emplazado en la Universidad de Concepción, lo que más puedo rescatar fue la posibilidad de recopilar el testimonio de personas relacionadas directamente o indirectamente con la minería como proceso de revelación en sus anhelos en cómo en visionar su propia historia.


En el caso del mural de la ingeniería es un desafío aún mayor dado su amplitud temática, sin embargo, confío en una visión y direccionamiento que permita adentrarse de manera cautivante en una propuesta plástica que trascienda en el tiempo como: “Chile Forjadores de una Nación”.



©Alexander Sutulov

Artista Visual


sutulov@vtr.net


www.alexandersutulov.com

www.sutulov.com

www.miningmural.com

www.visualartprojects.com


Santiago, marzo de 2009


IMPORTANTE: Para las personas con problemas en publicar sus comentarios, también lo pueden hacer en el siguiente enlace:

Alexander Sutulov Artenlinea.com